Alimentación sana

3 postres saludables que hay que probar para aplastar los antojos

Además, cinco razones por las que se te pueden antojar los dulces.

By: Rebecca Jacobs

¿Se le antoja el postre incluso después de una comida satisfactoria? Aunque esto puede ser totalmente frustrante, en realidad es bastante común: a muchos de nosotros se nos antoja ese capricho después de la comida, y para algunos de nosotros, un dulce antes de acostarnos es simplemente parte de nuestra rutina nocturna. Pero, admitámoslo, todos sabemos que el exceso de azúcar no es bueno, y si ese antojo de dulces después de las comidas se interpone en tus objetivos de alimentación saludable, vas a querer participar en esto.

Nos adentramos en algunas de las razones por las que se nos antoja el postre incluso después de una comida copiosa, además de algunas formas totalmente libres de culpa de combatir los antojos de azúcar de una manera mucho más saludable, pero aún satisfactoria.

¿Qué hay detrás de esos antojos de azúcar después de comer?

Bien, ¿qué hay realmente detrás de estos molestos antojos de azúcar después de las comidas? Aunque no hay una respuesta directa, las investigaciones sugieren que hay algunas cosas que pueden entrar en juego.

#1 Hábito

El número uno es la simple costumbre. Si simplemente nos hemos acostumbrado a comer el postre después de la cena, puede que sea un hábito que tengamos que trabajar para romper. Para muchos de nosotros, esto puede ser un hábito arraigado desde la infancia, así que no te castigues si romper el hábito del postre después de la comida te lleva algún tiempo.

¿Quieres alejarte de ese capricho azucarado de después de la cena? Puede ser difícil dejar de fumar de golpe. Pero, al cambiar su rutina nocturna, ya sea tomando una taza de té de hierbas en lugar del postre, haciendo una meditación guiada de cinco minutos, o incluso probando una de las golosinas libres de culpa de azúcar a continuación, es una gran manera de alejarse de ese hábito de azúcar después de la comida.

#2 Sus comidas no son del todo equilibradas y le dejan con hambre

Otra razón por la que puedes buscar una golosina después de las comidas es que tal vez sigas teniendo hambre de verdad. Esto puede ocurrir si te has cargado de alimentos con muchos carbohidratos y no has añadido suficientes proteínas limpias, fibra o grasas saludables a la mezcla.

Si se te antojan esos dulces después de un gran plato de pasta, prueba a mezclar un poco las cosas. Utiliza verduras en espiral para añadir algo de fibra frente a la pasta pesada rica en carbohidratos y añade algo de proteína y grasa para mantener las cosas equilibradas, nutritivas y saciantes. Mira estos cinco platos de pasta sin culpa para obtener algunas ideas.

Lo más probable es que, si te sientes lleno y nutrido, sea menos probable que busques el postre.

#3 Estás cenando demasiado pronto

Si esos antojos de azúcar después de las comidas tienden a aparecer con más fuerza después de la hora de la cena, fíjate en la hora a la que te sientas a comer. Si comes a las 17:00, pero no te vas a la cama hasta las 23:00, es una gran ventana de tiempo para estar sin comer nada, y una oportunidad para que esos molestos antojos de azúcar también aparezcan.

Puedes intentar modificar la hora de la cena para ver si eso supone una diferencia: quizás en lugar de cenar a las 17:00, cenes a las 18:30 o 19:00. Y cuando comas, recuerda tener en cuenta el equilibrio con muchas verduras ricas en fibra, proteínas limpias, grasas saludables y mantén los carbohidratos complejos frente a los refinados.

Aquí tienes algunos ejemplos de alimentos nutritivos que puedes mezclar y combinar para crear una comida equilibrada y saciante:

Carbohidratos complejos

  • Quinoa
  • Frijoles
  • Pasta de garbanzos
  • Lentejas
  • Patatas dulces

Proteína limpia

  • Pollo
  • Turquía
  • Salmón
  • Tempeh
  • Huevos

Grasas saludables

  • Frutos secos y semillas
  • Mantequilla de nueces
  • Aguacate
  • Aceitunas/aceite de oliva
  • Pescado graso salvaje

#4 Comer demasiado rápido

Si te encuentras desplazándote por las redes sociales y no te das cuenta de lo rápido que comes, puede que estés comiendo demasiado rápido. El hecho es que muchos de nosotros no nos tomamos el tiempo necesario para masticar realmente nuestra comida y disfrutarla.

Además, las investigaciones sugieren que el cerebro tiene que recibir señales de las hormonas digestivas para registrar realmente que estamos llenos. Si no comemos lo suficientemente despacio, puede que no le demos a nuestro cerebro el tiempo suficiente para ponerse al día con nuestro estómago. Cuando se reduce la velocidad, puede ser más fácil sintonizar con estas señales de la hormona del hambre y permitir que nuestro cerebro registre que estamos llenos antes de pedir el postre.

¿La conclusión? Intenta que la hora de la comida sea un momento en el que te sientes y te quedes quieto: simplemente come sin distracciones y tómate el tiempo necesario para notar el sabor de la comida, masticar bien y simplemente ir más despacio. Es un truco sencillo, pero puede suponer una gran diferencia a la hora de ayudarle a sentirse realmente lleno después de disfrutar de una comida equilibrada.

#5 La falta de sueño

Lo creas o no, se ha demostrado que la falta de sueño tiene un gran impacto en los alimentos que nos apetecen y puede afectar a nuestras hormonas del hambre. Un estudio descubrió que la privación del sueño estaba relacionada con un aumento de los niveles de grelina (la hormona del hambre), así como del hambre y el apetito en general, en comparación con cuando los participantes dormían 10 horas por noche.

Por lo tanto, si no está durmiendo lo suficiente cada noche, aquí tiene una razón más para optimizar la calidad de su sueño. Consulta 5 cosas que debes hacer antes de acostarte esta noche para dormir mejor.

Si todavía tienes ganas de postre, aquí tienes 3 opciones ricas en fibra sin todo el azúcar añadido

La buena noticia es que si tienes antojo de dulces después de las comidas, hay un montón de medidas que puedes tomar para ayudar a combatir los antojos de azúcar, desde mejorar tus hábitos de sueño hasta bajar el ritmo y disfrutar realmente de tus comidas equilibradas.

Y, para las noches en las que todavía tienes hambre después de la cena y quieres un dulce sin la culpa, también está bien. Todos tenemos antojos que aparecen de vez en cuando, y hay formas mucho más saludables de satisfacer ese antojo de dulces sin caer en toneladas de azúcar extra.

Estos tres postres sin azúcares refinados también son estupendos tentempiés ricos en fibra que le ayudarán a mantenerse lleno entre las comidas.

#1 Helado de chocolate y aguacate a la menta sin batir

Consejo: ¡Corta el aguacate en cubos y congélalo toda la noche antes de hacerlo!

Sirve: 3

Ingredientes:

  • 1 aguacate, cortado en cubos y congelado
  • 1 plátano congelado
  • Un chorrito de leche de coco entera sin azúcar
  • 1 cucharada de miel cruda
  • 1,5 cucharadas de cacao crudo en polvo
  • 1 puñado de hojas de menta fresca
  • Para la cobertura: nibs de cacao crudo, coco rallado sin azúcar

Añada todos los ingredientes a una batidora de alta velocidad o a un procesador de alimentos y mézclelos hasta que adquiera una consistencia similar a la de un helado. Añade un chorrito más de leche de coco si es necesario.

Dividir en tres porciones y cubrir con los aderezos deseados.

Que lo disfrutes.

#2 Pan dulce de fresas, plátano y almendras

Sirve: 10

Ingredientes:

  • 3 plátanos maduros
  • ¼ de taza de aceite de coco, derretido
  • 3 huevos
  • ¼ de taza de miel cruda
  • 2 ½ tazas de harina de almendra
  • 1 cucharadita de polvo de hornear
  • Pich de sal marina
  • 1 taza de fresas picadas
  • Para servir: mantequilla de coco, nibs de cacao crudos
  • Aceite de coco o aguacate para engrasar

Comienza precalentando el horno a 350 grados F y engrasa un molde para pan de 9X5 con aceite de coco o aguacate.

Añadir los plátanos a un bol grande y triturarlos. Añadir el aceite de coco derretido, los huevos y la miel y mezclar bien.

En un bol aparte, añadir la harina de almendras, la levadura en polvo y la sal marina. Mezclar bien y luego añadir los ingredientes secos al bol con el plátano machacado. Remover para combinar.

Incorpore suavemente las fresas y vierta la mezcla en el molde engrasado.

Hornear durante 50-55 minutos o hasta que un palillo insertado en el centro salga limpio.

Enfriar, cortar en rodajas y disfrutar con los aderezos deseados.

*Guardar las sobras tapadas en la nevera.

#3 Peras al horno con canela y nueces

Raciones: 4 (1 mitad de pera por ración)

Ingredientes:

  • 2 peras Barlett maduras, cortadas por la mitad
  • 2 cucharadas de nueces picadas
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 1 cucharada de jarabe de arce puro

Comience por precalentar el horno a 350 grados F y forre una bandeja para hornear con papel pergamino.

Añade las mitades de pera a la bandeja del horno y, con una cuchara o un sacabolas, saca el corazón.

Añade las nueces picadas en el centro de las mitades de pera y espolvorea con canela molida.

Rociar con jarabe de arce puro y hornear durante unos 20-25 minutos o hasta que estén tiernos.

Dejar enfriar y disfrutar.

Combate los antojos de azúcar de forma sana y deliciosa

Los molestos antojos de azúcar son algo que nos sucede a todos, y si estás tratando de mantenerte alejado de esos dulces después de las comidas, puede ser el momento de echar un buen vistazo a lo que puede estar bajo esos antojos en primer lugar.

¿Es por costumbre? ¿Sus comidas no son todo lo equilibradas que podrían ser, o tal vez le falta un poco de sueño de calidad? La respuesta no va a ser la misma para todo el mundo, pero entender mejor lo que puede estar causando los antojos en primer lugar es un gran punto de partida para ayudar a combatir los antojos de azúcar.

Y, si lo que busca son alternativas saludables a los postres tradicionalmente azucarados, considere estas tres delicias sin culpa. No sólo son deliciosos, sino que están llenos de fibra para ayudar a la saciedad y satisfacer esos antojos de una manera mucho más saludable.