Cómo

7 maneras ingeniosas de utilizar objetos domésticos cotidianos como aparatos de gimnasia

Sí, puedes usar esa botella de tinto para hacer sudar la parte superior del cuerpo.

By: Emily Freeman

Si normalmente eres una rata de gimnasio o un adicto a las clases, hacer ejercicio en casa puede ser poco estimulante, especialmente si no tienes ningún equipo. Sin embargo, no se ha perdido la esperanza de poder hacer un entrenamiento supereficaz desde el salón de casa. Con un poco de creatividad, puedes convertir fácilmente artículos domésticos cotidianos en equipos de fitness.

7 maneras de utilizar objetos domésticos como aparatos de gimnasia

#1 Para ejercitar los brazos Agarra botellas de vino, conservas o un libro pesado

Las botellas de vino, que pesan aproximadamente tres libras cada una, se pueden utilizar para añadir un poco de resistencia a los presses de hombros, las elevaciones de brazos, los curls de bíceps, etc. Como son más ligeros, aumenta las repeticiones y/o las series para asegurarte de que llegas a la fatiga en las dos o tres últimas repeticiones de cada serie.

Además, ¡asegúrate de agarrarte bien! ¿Manos pequeñas? Sujétese al cuello de la botella para conseguir un agarre más sólido.

La lata media pesa alrededor de 1,5 libras, probablemente más ligera de lo que estás acostumbrado. Pero, cuando se usan con altas repeticiones, realmente te ayudarán a sentir el ardor con ejercicios como las filas hacia arriba, las moscas dobladas, y te darán un poco de resistencia extra para tus ejercicios de la parte inferior del cuerpo.

#2 Para un sustituto de la kettlebell usa una botella de un galón

Casi 10 libras cada uno, jarras de agua de galón, leche o detergente para la ropa, es perfecto para los columpios de kettlebell, get-ups turcos, molinos de viento, o sus otros ejercicios favoritos de kettlebell. Aunque no sean tan pesados como los que estás acostumbrado, imitan el mismo centro de gravedad desplazado que una kettlebell, lo que los convierte en un buen compañero.

#3 Llena esa mochila vacía y crea una “barba”

Llena una mochila con tantos objetos pesados (libros, arena, latas, sacos de arena) como puedas hasta conseguir el peso deseado. Añade resistencia a los ejercicios para los que normalmente utilizarías una barra.

He aquí un puñado de formas de utilizar una mochila como “pesa”.

  • Póntelo en la espalda para hacer sentadillas de espalda, estocadas (para trabajar más los glúteos ), sentadillas partidas búlgaras y buenos días.
  • Sujétalo delante de ti para las sentadillas frontales y las estocadas (para trabajar más los cuádriceps).
  • Para el press de pecho, túmbese de espaldas y agarre la mochila con ambas manos por los bordes exteriores. Con los codos abiertos, presione los brazos hacia arriba como lo haría con un press de pecho normal.
  • También puedes utilizarlo para hacer remos con flexión, curls de bíceps, press de hombros, paseos de granjero y sentadillas a la prensa.

#4 Utiliza la silla, la mesa de centro o la otomana como banco

¿Necesitas un lugar para hacer tus saltos de tríceps, flexiones de 45 grados, step-ups, v-ups o puentes de glúteos? No busque más allá de los muebles de su salón. Una silla, una mesa de centro o una otomana son el sustituto perfecto de un banco de gimnasio.

#5 Para los deslizadores pruebe los calcetines o las toallas

¿Quieres hacer escaladores deslizantes, plank tucks, plank pikes, lunges alternos, lunges laterales, o tus otros favoritos? Si tiene suelos de madera, simplemente usar un par de calcetines es el sustituto perfecto de los deslizadores.

Si estás en una alfombra o en una superficie más pegajosa o irregular, puede ser más fácil sustituir tus deslizadores por soportes para ollas o pequeñas toallas de mano.

#6 Usar los cojines del sofá como cojines de estabilidad

Los cojines de sofá se pueden utilizar para activar los músculos estabilizadores durante las elevaciones de peso muerto con una sola pierna, las sentadillas o las estocadas. Si quieres entrenar la parte superior del cuerpo al mismo tiempo que trabajas el equilibrio, puedes ponerte de pie sobre un cojín mientras realizas las elevaciones de brazos, el press de hombros, los curls de bíceps y las extensiones de tríceps por encima de la cabeza.

#7 Pruebe la pared o las escaleras para ampliarlo

Nada hace que te tiemblen las piernas como las sentadas en la pared. ¿Tenemos razón? Desafíate a mantener una sentada en la pared durante uno o dos minutos o hasta que te tiemblen las piernas. ¿Quieres aumentar la intensidad? Poner un libro(s) o una jarra de galón en tu regazo.

Si tienes escaleras dentro o fuera de tu casa, ¡no dejes que se pierdan! Puedes hacer un entrenamiento cardiovascular increíble subiendo a toda velocidad o saltando cada dos escalones para sentirlo realmente en tu trasero. ¡Hazlo más difícil poniéndote la mochila con peso!

¡A sudar en casa!

No dejes que todo el esfuerzo que has realizado en el gimnasio o en las clases presenciales se pierda si tienes que entrenar desde casa. Estos sencillos y eficaces intercambios de equipos de ejercicio le ayudarán a mantener su rutina de ejercicios y, con suerte, le ayudarán a divertirse y a reírse un poco durante sus sesiones de sudor en casa.