Bienestar

5 ejercicios de respiración que le ayudarán a reducir su estrés al instante

Detente, déjate caer y respira.

By: Rebecca Jacobs

Hablemos de respiración profunda. La respiración profunda es algo tan sencillo y tan eficaz, y sin embargo es algo que la mayoría de nosotros se olvida de hacer a menudo. En lugar de respirar profundamente cuando más lo necesitamos, tendemos a contener la respiración y a ponernos tensos en momentos de estrés (hola, cuellos rígidos y músculos tensos). Pero si somos conscientes de cómo sujetamos nuestro cuerpo y de cómo respiramos cuando el estrés nos golpea en nuestro día a día, podemos hacer algunos cambios sutiles, pero súper efectivos.

Así que, si quieres conocer el secreto para reducir tu estrés con unos simples ejercicios de respiración, sigue leyendo. Y, admitámoslo, a todos nos vendría bien una ayuda para reducir el estrés diario de nuestra vida.

Los beneficios de los ejercicios de respiración profunda que no podemos ignorar

Se ha demostrado que la respiración profunda, cuando se trata de reducir los niveles de estrés, tiene muchos beneficios impresionantes. No sólo te ayudará a sentirte mejor, más concentrado y menos ansioso, sino que reducir tu estrés en general, favorecerá tu salud en general.

Estos son los beneficios de la respiración profunda que no podemos ignorar.

Respirar profundamente envía el mensaje correcto

  • Cuando se respira profundamente, se envía el mensaje que todos necesitamos: ¡nos dice que nos calmemos y nos relajemos! Una vez que el cerebro recibe este mensaje, lo envía al cuerpo para ayudar a calmar ese ritmo cardíaco acelerado, controlar la respiración rápida y disminuir esa presión sanguínea que casi hierve durante los períodos de estrés. Respira profundamente unas cuantas veces para enviar el mensaje correcto a tu cuerpo, y para decirte literalmente que te calmes. Recuerda que no se consigue nada productivo cuando estás agotado y frenético, así que tómate el tiempo necesario para respirar.

La respiración profunda le dará atención a su cuerpo

  • ¿Guarda usted toda la tensión en la espalda y el cuello, y sufre a menudo cefaleas tensionales en momentos de estrés? Sí, nosotros también, chica. El estrés puede crear una gran tensión en el cuerpo. La buena noticia es que la respiración profunda puede ayudar, y no le costará nada. Al respirar profundamente cuando estás estresado, puedes tratar de respirar dentro de esa tensión, y ser muy consciente de cómo se siente cuando esos músculos se relajan. Tómate un tiempo para sentarte y estar atento cuando sientas que tu estrés se dispara. Puede suponer una gran diferencia en tu cuerpo.

Reducir la presión arterial

  • El estrés puede elevar la presión arterial, y algunas personas son más propensas a ello que otras. Puede que incluso sientas que tu presión arterial aumenta, y cuando sientas que se acerca, es el momento de dejar todo lo que estás haciendo y practicar algunos ejercicios de respiración. Un estudio descubrió que con sólo seis respiraciones profundas en 30 segundos se podía reducir la presión arterial sistólica en 3-4 unidades. Eso es bastante impresionante, y otra buena razón para respirar dentro de ese estrés en lugar de tensar y contener la respiración.

5 ejercicios de respiración diferentes para superar un día estresante

¿Listo para un alivio instantáneo del estrés? Entremos de lleno a ver cinco ejercicios de respiración que puedes utilizar para crear un poco de zen en tu vida.

#1 Ejercicio de respiración abdominal

Una forma súper sencilla de sentirse menos estresado al instante es practicar la respiración abdominal. Para empezar, inspira profundamente por la nariz permitiendo que tu estómago se expanda, teniendo en cuenta que debes mantener los hombros hacia atrás. Ahora, exhala lentamente por la boca. Sigue haciendo este ejercicio de respiración hasta que te sientas menos tenso y ansioso y estés listo para continuar donde lo dejaste en tu día.

#2 Respiración tranquila

La respiración tranquila es un ejercicio respiratorio similar a la respiración abdominal. Excepto que, cuando inhale, querrá retener la respiración durante 1 o 2 segundos antes de soltarla por completo. Cuando deje salir el aire, hágalo lentamente durante unos 4 segundos para obtener los mejores resultados. Haga esto durante 6-8 ciclos o hasta que se sienta más relajado.

#3 Relajación muscular progresiva

Si tienes unos minutos libres, quizá al final del día cuando necesites desconectar, prueba este ejercicio de respiración profunda que consiste en relajar progresivamente los músculos. Para empezar, siéntate en una posición cómoda y respira profundamente y con lentitud. Empieza por los pies, y aprieta un pie cada vez tan fuerte como puedas. Mantenga la posición durante 10 segundos, y luego suelte y relaje completamente el pie. Repite en el otro lado, y continúa trabajando hacia arriba en tu cuerpo. Esta es una gran manera de llevar la atención a la tensión y luego aprender a relajarse. Te sorprenderá lo bien que te sientes después de haberte relajado por completo y haber liberado toda la tensión de tu cuerpo.

#4 Ejercicio de respiración de exploración del cuerpo

Hacer un escaneo total del cuerpo es la manera perfecta de soltar la tensión acumulada en el cuerpo. Este ejercicio de respiración es muy similar a la técnica de relajación muscular progresiva. Sin embargo, en lugar de tensar y luego soltar, se observa si hay o no tensión en cada zona del cuerpo. Si la hay, imagina que respiras dentro de esa tensión y luego notas cómo se siente esa zona de tu cuerpo. Muchos de nosotros tendemos a sentir tensión en la espalda, los hombros, el cuello e incluso los músculos de la mandíbula.

#5 Meditación de atención plena

Si crees que necesitas un poco de orientación, hay miles de vídeos de ejercicios de respiración consciente que puedes seguir en Internet. Prueba a ponerte los auriculares y desconectar todo lo demás mientras realizas una meditación consciente guiada que te ayude a combatir el estrés.

Lo que hay que llevar

Así que ahí lo tienes, cinco de los ejercicios de respiración más fáciles que puedes tener en tu bolsillo para cuando necesites un poco de calma instantánea. Intenta traer más zen a tu vida siendo más consciente de cómo respiras, y recuerda que algo tan simple como respirar puede requerir algo de práctica, especialmente si estás acostumbrado a contener la respiración cuando estás estresado. Por lo tanto, concédase un poco de gracia, practique la respiración profunda a diario y, finalmente, siéntase más relajado y más capaz de superar incluso los días más estresantes.