Cuidados personales

Cómo lidiar con el estrés familiar durante las fiestas

Para que pueda prosperar y disfrutar de estas fiestas.

By: Lexy Parsons

Aunque se piensa que las fiestas son una época alegre llena de comida, familia, amigos y diversión, no siempre es el ambiente alegre que imaginamos. De hecho, para muchos, las vacaciones pueden ser uno de los momentos más difíciles del año. Piense en: los horarios abrumadores, las compras de regalos, la falta de rutina, los viajes navideños y los inevitables factores de estrés familiar. Dicho esto, no es sorprendente saber que el 88% de las personas experimentan estrés en las fiestas, según un Estudio de investigación de 2018. Pero con un poco de preparación y un bolsillo lleno de tácticas, aprender a lidiar con el estrés navideño es más fácil de lo que se piensa. Tanto si pasa las fiestas con su familia como si no, estamos aquí para ayudarle a sobrevivir (y prosperar) estas fiestas.

7 técnicas de alivio del estrés para controlar el estrés navideño

Aunque no siempre podemos evitar que se produzcan situaciones estresantes, podemos
podemos
controlar la forma en que respondemos a ellos. Así que antes de que esos estresores navideños se apoderen de ti, sigue leyendo para conocer los mejores consejos sobre cómo afrontar el estrés navideño de esta temporada.

#1 Establecer límites saludables

Establecer límites familiares saludables no sólo es esencial durante las fiestas, sino también durante todo el año. Proteger tu tiempo, tu energía y tus valores puede reducir el estrés y ayudarte a establecer cómo quieres que te traten, lo que conduce a unas relaciones más saludables y, en última instancia, a unas vacaciones más felices.

No tengas miedo de decir que no: Esto puede ser a las fiestas, a pasar tiempo con los miembros de la familia o a aceptar tareas para las que no te ofreces.

Comunica tus deseos y necesidades: Haz saber a tus familiares lo que te funciona y lo que no. Tener una línea de comunicación abierta puede conducir a conversaciones más saludables y menos estresantes.

Sé coherente con tus límites: A veces, a los miembros de la familia les gusta presionar tus botones, ¡y puede ser agotador! Manténgase firme en lo que cree para evitar la falta de comunicación.

#2 Sea consciente de sus factores desencadenantes

Si sabes que te van a provocar ciertos temas de conversación, o que la tía Sally te pregunte “cuándo vas a sentar por fin la cabeza”, planifica con antelación y ten un mecanismo de afrontamiento para evitar que surjan sentimientos negativos.

Conozca los temas que le provocan y evite o limite las conversaciones con los miembros de la familia que tienden a sacarlos a relucir.

Y si te encuentras en una situación desencadenante, ten un plan de respaldo para poder excusarte si es necesario. Más adelante se habla de ello.

#3 Priorizar el sueño

Si ya luchas con las tensiones familiares, lo último que quieres hacer es poner en peligro el sueño. Optimizar el tiempo de siesta no sólo reduce el cortisol, la hormona del estrés, sino que también beneficia el estado de ánimo, la toma de decisiones, la comunicación y la claridad mental. Es decir, estarás menos irritable y será menos probable que digas algo por precipitación. Intenta estar entre 7 y 9 horas por noche.

#4 Tener una rutina de autocuidado

Aunque es probable que su rutina normal no esté sincronizada, desarrollar algún tipo de rutina de autocuidado puede ayudarle a sobrevivir al caos de las fiestas y a disminuir el estrés familiar. ¿En lo más alto de nuestra lista? Sigue una dieta rica en nutrientes, bebe mucha agua y mantente activo siempre que puedas.

Si las tienes claras, aquí tienes algunas ideas:

Realiza una práctica diaria de atención plena: Puede ser la meditación, el yoga o simplemente la respiración.

Relaja tu día: Relájese con un cálido baño de sales de Epsom y deje flotar el estrés del día.

Prueba a escribir un diario: Después de un largo día, libera las emociones negativas escribiendo en tu diario lo que tengas en mente. ¡¡No hay juicio!!

#5 Reservar tiempo para desconectar a solas

Mientras que 15 minutos
o
más es lo ideal, pasar incluso cinco minutos a solas (sin distracciones) puede hacer maravillas para tu salud.

  • Paseos por la naturaleza
  • Despierta unos minutos antes que los demás y disfruta de tu taza de café en silencio
  • Escuchar un podcast o un audiolibro
  • Encuentre un lugar tranquilo para leer un libro
  • Simplemente busca un espacio tranquilo para cerrar los ojos y respirar

#6 Practicar la gratitud

Cuando las tensiones familiares alcancen su punto máximo, dé un paso atrás y respire. Cómo afrontar el estrés navideño puede ser tan sencillo como practicar la gratitud. Incluso en el calor del momento, hay algo que agradecer. Aunque esto puede ser cualquier cosa, ¿por qué no practicar la gratitud hacia tu familia? Pregúntate, ¿por qué estás agradecido por tus seres queridos? ¿Es por su buen corazón? ¿Deliciosa comida casera? Capacidad de escuchar siempre que se necesite un oído… Recuérdate lo que agradeces y repite, repite, repite hasta que el estrés y la tensión desaparezcan.

#7 Tener un plan de respaldo en caso de emergencia

Ponga el número de teléfono de su terapeuta en la marcación rápida, llame a un amigo, salga a dar una vuelta en coche o tome aire fresco con un paseo al aire libre. Sea lo que sea lo que tengas que hacer, elabora un plan de respaldo que te permita escapar de la situación estresante que tienes entre manos y recoger tus pensamientos.

Lo que hay que llevar

Si se enfrenta a la temporada navideña sintiéndose más estresado que entusiasmado, no es el único. Es completamente normal sentir una amplia gama de emociones. Pero, intente recordar: ¡las vacaciones son para disfrutarlas! Cuando se trata de las vacaciones, planificar con antelación y ser proactivo puede marcar la diferencia. Utilice estos consejos sobre cómo hacer frente al estrés navideño para prepararse para lo que venga en estas fiestas y hacer de este año la temporada más libre de estrés.