Bienestar

Las principales causas del estrés innecesario y cómo evitarlas

Es hora de limpiar el estrés innecesario de tu vida.

By: Lexy Parsons

Con tantos factores de estrés innatos en nuestra sociedad, ¿por qué añadir estrés autoinfligido a su plato? Si te encuentras rumiando eventos pasados, pensando demasiado en cada escenario futuro, y dejando que las opiniones de los demás definan tu valor, puede ser el momento de una desintoxicación del estrés innecesario. Mientras que algunos factores de estrés están fuera de nuestro control, otros son evitables… ¡y autoinfligidos!

Siga leyendo para conocer las seis causas principales del estrés innecesario y los consejos para evitarlas.

6 factores de estrés innecesarios que debes eliminar de tu vida

#1 Desordena tu espacio para desordenar tu mente

Si tu espacio está desordenado, es probable que tu mente siga el mismo camino. Así es.
el desorden puede causar estrés
y tal vez algo peor. El desorden puede dificultar la relajación, provocar distracciones e incluso provocar ansiedad.

La solución

Despídete del estrés innecesario y dona los objetos que ya no te sirven. Ordenar tu espacio puede ser una tarea estresante en sí misma, pero pensar en los demás puede convertir el proceso en una experiencia agradable. Crea una pila de donaciones de libros, juguetes, ropa, alimentos e incluso muebles. Consulta con las iglesias locales, las tiendas de segunda mano y las organizaciones benéficas para ver cómo puedes dar vida a tus objetos viejos.

#2 La opinión de los demás

¿Otra cosa que hay que dejar de lado? La opinión de los demás. “
¿He dicho lo correcto? ¿Están enfadados conmigo? ¿Me queda bien esta ropa?”.
¡nuestros pensamientos son agotadores! Cuando gastamos nuestra energía preocupándonos por lo que pensarán los demás, se crea un estrés innecesario y una mentalidad tóxica.

La solución

Reevalúa a quién dejas entrar en tu círculo íntimo y rompe con las relaciones tóxicas. Esto puede significar dejar que las amistades se desvanezcan, separarse de los entornos de trabajo tóxicos e incluso distanciarse de las redes sociales.

#3 El tóxico mundo de las redes sociales

Hablando de redes sociales… ¿tu conexión virtual está causando más daño que bien? Entre los trolls de las redes sociales (el nombre moderno del ciberacoso), el (irreal e inalcanzable) rollo de los momentos estelares de las redes sociales, y un mundo de imágenes filtradas perfectas, el simple hecho de coger el teléfono puede significar el sacrificio de tu salud mental. En 2020, se estimó que el tiempo medio dedicado a las redes sociales ascendía a 145 minutos al día. Con el aumento del trabajo a distancia, es probable que esta cifra siga aumentando.

Así que, en un mundo que depende de la conexión virtual, ¿cómo proteger la salud y eliminar parte del estrés innecesario que provocan las redes sociales?

La solución

Haz una desintoxicación de las redes sociales. Aquí tiene algunas sugerencias.

Designar horas en línea

Desconéctate el fin de semana o haz pausas prolongadas en las redes sociales de vez en cuando. Si tu trabajo requiere que te mantengas conectado, crea límites en las redes sociales designando horas de “desconexión”. Haz saber a tus compañeros de trabajo que no vas a consultar el correo electrónico a partir de cierta hora del día.

Una rutina matutina sin teléfono

Cree una rutina matutina que no implique mirar inmediatamente su teléfono. Antes de entregar tu energía a los demás, tómate el tiempo de preparar tu día para el éxito.

Limite su exposición a las redes sociales antes de acostarse

El desplazamiento en su teléfono justo antes de acostarse puede interrumpir su ciclo de sueñocontribuir aún más a un estrés innecesario.

#4 Procrastinación

Aunque muchos afirman prosperar bajo presión, dejar las tareas para el último minuto puede promover sentimientos de estrés innecesario. Lo entendemos Cuando te sientas abrumado, la procrastinación puede ofrecerte un alivio temporal. Pero piensa en cómo te sientes cuando llega la hora de la verdad: totalmente estresado.

La solución

¡Gestión del tiempo! Se ha demostrado que el desarrollo de estrategias de gestión del tiempo disminuir niveles innecesarios de estrés y ansiedad, al tiempo que aumenta la productividad. Establecer objetivos claros, crear listas de tareas y mantenerse organizado son estrategias para mejorar la gestión del tiempo.

#5 Rumiando los acontecimientos pasados

En pocas palabras, ¡no podemos cambiar el pasado! Al repetir acontecimientos pasados, se agitan las emociones anteriores y se somete a un estrés innecesario al vivir una experiencia emocional más de una vez.
La investigación
sugiere que rumiar acontecimientos pasados puede aumentar significativamente el riesgo de ansiedad y depresión tus pensamientos son más poderosos de lo que crees.

La solución

Practica la atención en el momento presente y céntrate en los factores que están bajo tu control. Si te encuentras rumiando acontecimientos pasados, intenta adoptar una práctica de meditación para devolver tu mente al momento presente.

Comienza tu viaje de atención plena con FitOn y accede a una biblioteca llena de meditaciones gratuitas.

RELACIONADO:
La guía definitiva para la meditación

#6 Planificar para lo peor

¿Se imagina constantemente el peor escenario posible? Un solo “qué pasaría si” negativo tiene el potencial de convertirse en un desastre total… ¡de un evento que ni siquiera ha ocurrido! El pensamiento catastrófico puede inducir sentimientos del dolor, la preocupación y el estrés innecesario. La imaginación de estas situaciones irreales puede desencadenar una respuesta de lucha o huida en el cuerpo, lo que lleva a un aumento de
cortisol
y altos niveles de ansiedad.

La solución

La práctica del mindfulness puede poner fin a los pensamientos negativos, ayudando a aumentar los sentimientos de autoconfianza y autoestima. La meditación, el diario y las afirmaciones positivas son grandes herramientas.

RELACIONADO:
3 trucos de expertos para romper el ciclo del pensamiento negativo

Lo que hay que llevar

Aunque el estrés es una parte natural de la vida, podemos estar añadiendo estrés innecesario sin darnos cuenta. Si te encuentras participando en alguno de estos comportamientos, puede ser el momento de reevaluar dónde estás poniendo tu energía. Sustituya los factores de estrés autoinfligidos por hábitos más saludables con estos consejos.